The librarians: humor, magia y aventuras en 40 minutos.

Una serie no muy famosa, sin grandes efectos especiales, pero que vale la pena ver.

» Género: aventura, fantasía.

» Cadena: TNT

» Temporadas: 3 + 3 películas

» Capítulos: 30

» Fecha de inicio: 2014

» Cast: Rebecca Romijn, Christian Kane, Lindy Booth, John Harlan Kim, John Larroquette y Noah Wyle

» Sinopsis.

La biblioteca es la mayor fuente de conocimiento y objetos mágicos del mundo, y es el trabajo del Bibliotecario protegerla, no solo a la biblioteca en sí, sino a la magia y el conocimiento que ésta implica. La serie sigue a cuatro bibliotecarios (Cassandra, Ezequiel, Jacob y Flynn) junto a su guardiana (Eve) en diferentes aventuras para proteger el mundo de quienes quieren usar la magia para destruirlo.

» ¿Por qué me interesó verla?

Sinceramente, me aburría. Todas las demás series están en hiatus y necesito ver series para mantenerme con los ánimos altos. Estuve vagando por los títulos de series en la página en la que las miro y me llamó la atención porque tenía los elementos que más me gustan: magia, dragones, personajes variados. Vi el primer capítulo y… digamos que fue un camino de ida.

» ¿Por qué seguí viéndola?

Y acá es cuando me explayo. La primera cosa que me viene a la mente al pensar en una forma de describir a la serie es “mezcla de Harry Potter y Doctor Who”. Porque sí, lo es. Es una mezcla de esas dos cosas, es un hombre que no para de correr, que tiene un título que usa como nombre (The Librarian) y una rubia que lo acompaña. Pero a diferencia del Doctor, no viaja por el tiempo y el espacio deteniendo aliens. Viaja por el mundo buscando magia. ¿Como no engancharse?

Pero ojo, no es un plagio. Porque rápidamente te olvidás del Doctor y de Harry (especialmente porque en este universo ambas cosas existen como series de ficción AKA hay referencias) y empezás a adorar a los Bibliotecarios y a Eve, su guardiana. Cada uno tiene sus particularidades, no solo en lo que a personalidad se refiere, sino también a conocimientos. Y la Biblioteca termina siendo un persona más, lo que lo hace más genial.

Además de los bibliotecarios y su guardiana, tenemos a un cabellero de la mesa redonda (literalmente, es Galahad) que ha estado en la biblioteca por muuuuucho tiempo y la conoce como a la palma de su mano, y también conoce criaturas mágicas variadas y hechizos, por lo que se convierte en algo así como el guía.

Los efectos especiales no son lo mejor del mundo, pero tampoco importa, porque tiene buena trama. Me recuerda muchísimo a las temporadas de Russell T. Davis de Doctor Who (Flynn, el bibliotecario más viejo, se viste como Tenth en varias ocasiones, de hecho) en donde no tenían los mejores efectos, ni los mejores monstruos, pero te quedabas enanchado al capítulo cada uno de los minutos que duraba y esperabas con ansias el siguiente (o te devorabas la temporada entera en un día) y, al final, descubrís que toda la temporada está perfectamente construida para llevar a los acontecimientos de los dos capítulos finales de una forma armónica y orgánica.

Hay problemas nuevos en cada capítulo, pero en el primero de cada temporada, te presentan al villano principal, que aparecerá a lo largo de la temporada haciendo de las suyas. Y tantos los villanos menores como los principales están bien construidos, tienen profundidad… y son graciosos incluso.

Y los personajes principales también lo son. Van evolucionando en cada capítulo, en cada temporada, vas conociendo sus historias y el por qué son como son. Sus habilidades y debilidades, sus miedos y fortalezas. Y, al final, te das cuenta de que son un equipo perfecto y que ninguno está de más, que ninguno está ahí por capricho o para cumplir alguna cuestión moral. Son un verdadero equipo y trabajan como tal.

Salvar al mundo una vez por semana, dos antes del viernes.

La serie en sí no es demasiado profunda, pero como a todas las series y películas, se le puede sacar jugo.

No tiene chistes misóginos, homofóbicos ni racistas. Es triste tener que destacar a una serie por eso, porque ninguna debería tener comentarios ni chistes de este estilo, pero es una realidad y esta serie es genial en ese aspecto. Y a pesar de que no hay ningún personaje abiertamente LGBT+ hay insinuaciones e incluso varios personajes terminan coqueteando con varios otros de su mismo género en varias ocasiones. Y este tipo de comportamiento se toma como algo normal, casual, algo que pasa y ya.

Los personajes femeninos son fuertes y están bien desarrollados. A pesar de que solo hay dos mujeres principales (Eve y Cassandra), son mujeres bien escritas, que tienen una gran evolución y a las que no se les objetiviza de ninguna manera. Cassandra es una genio y sabe que puede morir en cualquier momento a causa de un tumor cerebral que tiene, pero eso no la detiene para salvar el día en casi todos los capítulos. Es casi siempre su inteligencia y memoria fotográfica la que ayuda a resolver el problema principal. Y en cuanto a Eve… perdón, la Coronel Baird, es una militar. Tiene entrenamiento físico y, a decir verdad, es más acción que inteligencia, pero tampoco carece de ella. Al ser la guardiana, fue elegida por la biblioteca para proteger a los bibliotecarios… por lo que no tiene nada de damisela en apuros. El “damiselo” en apuros suele ser Flynn, de hecho. Tiene también una gran evolución de personaje y suele salvar a todos los demás mirándolos con cara de “no se ni pa’ que te saco afuera”.

No hay tensión sexual estúpida entre los personajes masculinos y los femeninos. Solo hay una relación amorosa, que a mi parecer está muy bien desarrollada, y el resto es todo completamente platónico y amistoso. Ezekiel y Jacob respetan y admiran por completo a Cassandra y ven a Eve como una figura maternal o de hermana mayor. No tienen complejo de macho herido por ser salvados por las mujeres y llegan al punto en el que son como hermanos por las cosas por las cuales se pelean.

Y, por último, enseñan a respetar el patrimonio cultural e intelectual. Sí, van buscando objetos mágicos y peleando con monstruos o hechiceros por ahí, pero al final, vuelven a la biblioteca y guardan el objeto que normalmente es muy antiguo y tiene un gran valor simbólico. La biblioteca es este paraíso de conocimientos y artefactos que necesitan ser preservados y cuidados de malas manos. Esto puede tener muchas connotaciones en muchos niveles, pero para mi, como arqueólogo, lo veo como una manera muy divertida y entretenida de decir “respeta esto que crearon hace cientos de años, protégelo, guárdalo”.

Y nada más que decir además de que Flynn se ganó mi corazón desde el primer capítulo, pero adoro a todos los personajes casi por igual. Y a esperar la cuarta temporada.

Series
TNT
TV

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR